Cae líder de `Los Caballeros Templarios`

Por CNN » hace 3 años

La PGR ofrecía desde 2010 una recompensa de 15 millones de pesos por Solís, de quien sospechan que operaba laboratorios de drogas sintéticas y de marihuana.

Una de las páginas del código de los Caballeros Templarios. Foto: AP

México.-  El Ejército detuvo este lunes a Saúl Solís, uno de los líderes de la organización criminal Los Caballeros Templarios y presunto responsable de una emboscada en Michoacán en 2007, en la que murieron cinco soldados, anunció este martes la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena).

 

Solís fue capturado con otras tres personas, incluido un menor de edad, en el poblado de Mújica, en el municipio de Nueva Italia, Michoacán, informó el subjefe Operativo del Estado Mayor de la Sedena, Edgar Luis Villegas en conferencia de prensa.

 

En la emboscada de 2007, sobre la carretera que une Morelia, la capital de Michoacán, con Huetamo, murieron el coronel de infantería Antioco Hernández Morales, el sargento segundo Humberto Ruiz Hernández y los cabos Armando Valentín Aguilar, Israel Téllez Villanueva y Júpiter Francisco Carrillo Cornejo. Otros tres militares resultaron heridos.

 

Solís fue candidato a diputado federal por el Partido Verde Ecologista de México, según detalló la PGR, que no apuntó el año concreto de su candidatura. Era el encargado de controlar las plazas del Estado de México y el Distrito Federal, operando desde Ario de Rosales, Tacámbaro y Turicato, en Michoacán.

 

Las autoridades federales buscan a Servando Gómez Martínez, La Tuta, y Enrique Plancarte Solís, presuntos líderes de Los Caballeros Templarios, una facción que se separó del cártel de La Familia Michoacana, acusada de extorsión de empresarios, secuestro y explosionar vehículos para bloquear calles durante tiroteos contra la policía.

 

La Estrategia Nacional de Seguridad opera en Michoacán desde 2006, tras el aumento de la violencia por enfrentamientos entre cárteles de la droga y entre estos y las fuerzas federales.

 

Unas 34,000 personas han muerto en violencia relacionada con el narcotráfico durante los últimos cuatro años, según las cifras del gobierno federal.